Prestamos y tarjetas de crédito, las mejores ofertas

Desde esta página informaremos cuales son los mejores prestamos online y tarjetas de crédito para que no te den gato por liebre, Esperamos que pueda serte de utilidad en tu elección.

Prestamos Rápidos

Después de la gran crisis mundial de 2008, las cosas para muchas personas mejoraron mucho, pero otras muchas aún se encuentran con serios problemas para llegar a fin de mes, un mes tras otro.

Ven un préstamo personal como una solución a sus problemas; pero, hay que recordar que un préstamo personal es la suma de dinero que solicitamos más el dinero de los intereses, por lo que tendremos que reflexionar sobre los beneficios y los riesgos que podría significar un préstamo rápido personal, antes de que lo firmemos.

Y, es que antes de meternos en un préstamo de este tipo, debemos considerar todos los gastos que significan, todos los recortes de los que tendremos que hacer frente y ver el abanico de posibilidades, que nos podemos encontrar.
Debes recordar que cualquier tipo de reajuste nos va a ayudar a hacer frente gastos, que nos pueden aparecer en un futuro, aunque, al final, decidamos solicitar un préstamo personal.

prestamos online Prestamos Online

Pero, si damos el paso de pedir una financiación online o presencial, lo primero que vamos a tener en cuenta es hacer cálculos y números, lo que puede sernos muy útil, son herramientas como son “comparadores de crédito”, para poder saber cuál es el préstamo que nos va a salir más rentable, cual es el crédito más recomendable, teniendo en cuenta nuestras necesidades.

Hay que recordar que, con la crisis, los tipos de interés de crédito al consumo, ha visto como se han aumentado y, por otro lado, el porcentaje de concesiones se ha reducido, por lo que el camino a la hora de buscar y negociar las condiciones de los préstamos personales, se ha vuelto mucho más largo y más complicado.
Y, no debemos cometer el error de abusar, a la hora de pedir una cantidad de dinero.

Lo que más recomendamos, desde aquí, es conseguir un préstamo para poder hacer frente a un problema de liquidez, que sea puntual.
Si pedimos una cantidad que sea mucho mayor, lo que vamos a hacer es aumentar nuestros problemas de liquidez.

Tarjetas de crédito

Una tarjeta de crédito es un dispositivo físico por norma general plástico emitido por una compañía financiera que permite al propietario pedir dinero prestado al emisor, generalmente una institución financiera, aunque también puede ser emitido por proveedores de servicios como aerolíneas, tiendas, grandes almacenes, etc. El titular de una tarjeta de crédito tiene la opción de pedir prestado dinero al emisor para realizar operaciones y luego devolver el dinero utilizado al emisor en un período de aproximadamente unos 30 días. El crédito puede devolverse de tres formas distintas: a final de mes, normalmente se realiza el pago un día del mes siguiente acordado en el contrato; mediante un porcentaje, es decir, todos los meses se paga un porcentaje del crédito total; o pagar una cuota fija (conocida como revolving) ya establecida en el contrato.

¿Qué diferencias existen entre las tarjetas de crédito y débito?

La diferencia básica entre tarjetas de débito y tarjetas de crédito radica en que las primeras están relacionadas al saldo en cuenta que el cliente de la entidad financiera tiene en la cuenta bancaria, mientras que las tarjetas de crédito permiten el uso de dinero prestado por el emisor. Por ejemplo, si se realiza un pago con una tarjeta de débito o se retira dinero en efecto de un cajero automático, la suma de la operación es sustraído automáticamente del saldo de la cuenta corriente asociada. Si el titular no tiene suficiente crédito en la cuenta corriente para realizar el pago, éste será rechazado. En cambio, cuando se utiliza una tarjeta de crédito para realizar una operación, el banco emisor presta dinero al cliente y después éste tendrá que reembolsarlo al mes siguiente o a plazos pagando intereses o comisiones por el mismo. La fecha de reembolso del préstamo y la tasa de interés se determinan en un acuerdo entre la institución financiera emisora y el cliente. Otra diferencia entre ambos tipos de tarjeta radica en las comisiones que se pagan por cada una de ellas siendo la comisión de las tarjetas de crédito más elevada que en el caso de las tarjetas de débito. Las comisiones se pueden definir como los cargos que cobra un banco por prestar sus servicios. Para tarjetas de crédito, esto es una media de 20 euros al año. También existen diferencias a la hora de retirar dinero de un cajero automático. Al utilizar una tarjeta de crédito en un cajero automático de la propia entidad financiera no se deberá pagar ningún tipo de comisión. En cambio, si se usa una tarjeta de crédito, ya sea en cajeros automáticos de la misma entidad financiera o de otra distinta, se cobrarán intereses cuando sea el momento de financiar el crédito

Tarjetas de crédito online

En los últimos años han aparecido las llamadas tarjetas de crédito online, unas tarjetas de crédito virtuales que se contratan por internet sin la necesidad de acudir a una entidad financiera física. Su funcionamiento es igual al de las tarjetas de crédito y permiten realizar las mismas operaciones pero sin disponer de una tarjeta física. Éste tipo de tarjetas pueden contratarse a través de una página web o de una aplicación móvil de las distintas compañías que las comercializan, ya sean bancos, tiendas y grandes almacenes o financieras. Cómo se contrata una tarjeta de crédito online? En primer lugar, se accede a la web del banco seleccionado y se rellena un formulario virtual con los datos necesarios. A continuación se descarga el contrato de la tarjeta y finalmente el cliente, una vez leído con detenimiento el contrato, firma telemáticamente – la forma más usada es introduciendo un código recibido por SMS -. Es importante tener en cuenta que no se deben confundir las tarjetas de crédito online sin soporte físico, es decir sin disponer de una tarjeta física si nó que ésta es de carácter virtual; con una tarjeta de crédito contratable a través de internet y que en unos días, el cliente recibe en su domicilio la tarjeta de crédito física. Las tarjetas de crédito se definen como un instrumento financiero porque te permiten pagar a plazos y realizar compras sin tener que pagar el total de la operación en ese momento. Por el contrario, la tarjeta de débito en sí es un método de pago, porque el monto a pagar se descuenta directamente del saldo de la cuenta bancaria asociada.